This website requires JavaScript.
Bélgica Bandera

Cervezas de Bélgica

Historia de la cerveza en Bélgica

Bélgica es uno de los países del mundo con una mayor tradición cervecera, la cual se remonta al los albores del siglo XII, cuando las cervecerías flamencas y francesas empezaron a elaborar cerveza como una forma de sostener su economía. No sería hasta el S. XVIII cuando la orden trapista llegaría a Bélgica, escapando del anticlericalismo de la revolución francesa. Hay que hacer notar que el trapista o trapense no es un estilo de cerveza, sino un sello de denominación de origen de la orden, y sólo 12 monasterios en todo el mundo pueden vender cerveza bajo ese nombre, 6 de ellos en Bélgica: Rochefort, Orval, Westmalle, Westvleteren, Chimay and Achel. La cervecería St. Bernardus elabora cerveza basada en la receta de St.Sixtus - Westvleteren, pero su licencia con ellos expiró en los 90s, con lo que ya no pueden vender su producto bajo la denominación trapense. Tanto las tradiciones trapenses como las no trapenses han dado lugar a estilos como Abbey Dubbel, Abbey Tripel, ambos teniendo como pioneros a Westmalle, Quadrupel, Belgian Ale o Belgian Strong Ale. Otra escuela con una tradición centenaria en Bélgica es la Lámbica, característica de la región sur de Bruselas—Pajottenland, en el valle del Senne. El estilo lámbico es endémico de esta región, ya que depende de la microflora presente en dicho valle. Las cervezas lámbicas son fermentadas espontáneamente con levaduras salvajes, y luego mezcladas entre tiradas nuevas y envejecidas—las Lámbicas Gueuze—o con frutas—las Lámbicas de Frutas. Entre las cervecerías lámbicas más conocidas encontramos a Boon, Cantillon, Lindemans o 3 Fonteinen.